Show simple item record

dc.contributor.advisorJiménez Rodríguez, Diana
dc.contributor.advisorHernández Morante, Juan José
dc.contributor.authorNicolás Torres, Diego
dc.date.accessioned2015-02-26T10:52:52Z
dc.date.available2015-02-26T10:52:52Z
dc.date.created2014
dc.date.issued2015-02-26
dc.date.submitted2014-12-19
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10952/1175
dc.description.abstractEn la elaboración de la citada tesis doctoral, se ha seguido un criterio de búsqueda de referencias bibliográficas, no solamente en publicaciones escritas de autores y editoriales relevantes, sino también de ponencias y comunicaciones en jornadas y congresos, tanto nacionales como internacionales, así como lo publicado en revistas especializadas, como la de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y Gerokomos, revista oficial de la Sociedad Española de Enfermería Geriátrica y Gerontológica, ambas de amplia difusión y de gran influencia especializada en el tema que nos ocupa. Además la búsqueda de referencias ha ido encaminada hacia el mundo de publicaciones del ámbito anglosajón, a través de bases de datos en Internet, como Medline, Scielo, Elsevier, entre otros, de reconocida solvencia y acreditación científica en los artículos que publican en sus páginas. Hemos realizado un seguimiento de las tesis doctorales publicadas, que llevaran un contenido relacionado con nuestros patrones de estudio y ello nos sirvió para elaborar tablas de prevalencia conformadas con criterio, edad, lugar y resultados de fragilidad. Con respecto a la franja etaria, los datos han sido recogidos del INE ( Censo de población y vivienda, 2011), INE, (Mujeres y Hombres, 2012). En cuánto a los datos sobre la especialidad de Enfermería Geriátrica han sido extraídos del BOE núm. 288, de 30-11-2009. La bibliografía consultada abarca desde el año 1946, en artículo de M. Warren, publicado en la revista ¿The Lancet¿, hasta el de San Millán et al, en Octubre de 2014. Con el ánimo de estudiar y valorar los aspectos inherentes al envejecimiento de las personas mayores institucionalizadas en centros socio-sanitarios y residenciales, se inicia éste estudio de carácter observacional, descriptivo, transversal, preferentemente en mayores de 80 años, y analizando: -Situación nutricional -Situación cognitiva -Situación funcional. Éste estudio se realizó con herramientas validadas y aceptadas en el ámbito internacional de la Geriatría Gerontología. En la introducción, nos referimos a la Dra. Warren, puesto que fue la primera en investigar y promocionar la salud en personas mayores crónicas, en el año 1946 en Londres. En el presente trabajo se hace referencia al contexto histórico de la fragilidad, al riesgo y criterios recogidos por los autores más expertos de la misma, a nivel mundial. Algunos autores, en cuánto prevalencia, describen que la fragilidad es mas frecuente en personas mayores de 80 años (Entre ellas L. Fried). Se hace referencia a la necesidad de implementar actividades preventivas y educación para la salud, en éste tipo de población mayor, e incluso antes, para evitar la aparición de fragilidad tanto a nivel primario como secundario. Hemos podido comprobar que la Valoración Geriátrica Integral (VGI), es una herramienta necesaria para el diagnóstico de la fragilidad, y que existen escalas y cuestionarios que pueden ayudar a la detección de personas mayores frágiles, entre ellos: - Mini-mental (Test de Folstein), para los aspectos cognitivos. - MNA (Mini-Nutricional-Assessment), para detectar riesgo y malnutrición. - Barthel, para valorar la capacidad de los sujetos. También hemos podido comprobar, que para poder valorar y detectar precozmente la fragilidad, se pueden utilizar diagnósticos enfermeros (NANDA 2012/2014), referidos en el anexo 9. En la Hipótesis se plantearon dos preguntas; ¿Puede la enfermera detectar precozmente la fragilidad en las personas mayores? ¿Conoce las herramientas necesarias para llevar a cabo esta evaluación? En el diseño y sujetos de estudio, el ámbito ha sido de siete centros residenciales dxe la Región de Murcia, con una muestra de 98 residentes, la mayoría de mas de 80 años. La muestra de los profesionales de enfermería estaba compuesta por 44 enfermeros/as, otorgando tanto unos como otros su consentimiento. En el grupo de población anciana se valoró: Aspectos socio-demográficos Estado físico Estado cognitivo Estado nutricional Fragilidad. Para el grupo de enfermeros/as, las variables principales incluían: Socio-demográficas Tipo de valoración enfermera Escalas y test realizados. Aplicación de diagnósticos Intervención en función de fragilidad. El plan de trabajo ha sido llevado a cabo en tres fases: 1ª.-Diseño y selección de la población 2ª.-Toma de datos y evaluación de las personas estudiadas 2ª.-Análisis e interpretación de resultados. La población estudiada estaba compuesta por 28 hombres (29,5%) y 67 mujeres (70.5%). La media de edad era de 83 años. La incidencia de personas dependientes, según el Test de Barthel, arrojó un 50.5% de dependencia total y el 24,2% severa. En el área cognitiva mediante el test de Folstein (adaptado por Lobo), pudimos observar que un 41.1% de los encuestados ofrecía deterioro cognitivo y demencia 37,9 %. En el estado nutricional, mediante el MNA, un 45,3% presentaba riesgo o malnutrición y un 35% mostraba un estado nutricional normal. A la hora de detectar al paciente frágil, una vez realizado el análisis de las capacidades funcionales, cognitivas y nutricionales, si existía deterioro en las tres áreas, lo definíamos como paciente frágil, y si solo aparecían dos criterios alterados de los mencionados lo denominábamos prefrágil y paciente no frágil si cumplía uno o ninguno. En la muestra de éste estudio se dio que el 53% de los sujetos se podían definir como frágiles, el23 % prefrágiles y el 24% no frágiles, observando que la mujer tenía 1,75 veces mayor riesgo de ser frágil que el hombre. En las encuestas a enfermeros/as se analizaron: Características socioeconómicas Valoración enfermera que realizaban Herramientas utilizadas Aplicación de diagnósticos Capacidad profesional para la intervención con el paciente frágil. Como conclusión, hemos podido observar que con las herramientas utilizadas se puede llegar a detectar precozmente al anciano frágil en el medio residencial, aunque los/las enfermeros/as necesitan mayor preparación especializada para desarrollar algunas funciones que son necesarias para poder conseguir la valoración y detección del anciano frágil, y al mismo tiempo llevar a cabo planes de prevención de la fragilidad.es
dc.language.isoeses
dc.rightsReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/
dc.subjectEnvejecimiento de la Poblaciónes
dc.subjectSector de la Saludes
dc.subjectProcesos de la Memoriaes
dc.subjectSenectudes
dc.titleLos problemas de la fragilidad en las personas mayores de 80 años: perspectiva enfermeraes
dc.typedoctoralThesises
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.description.disciplineTerapia y Rehabilitación


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España
Except where otherwise noted, this item's license is described as Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España