Show simple item record

dc.contributor.advisorArias Estero, José Luis
dc.contributor.advisorManchado López, María del Carmen
dc.contributor.authorCánovas López, María
dc.date.accessioned2017-11-28T10:24:10Z
dc.date.available2017-11-28T10:24:10Z
dc.date.created2017
dc.date.issued2017
dc.date.submitted2017-09-13
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10952/2636
dc.description.abstractLa iniciación al minibásquet es la primera fase de la formación deportiva del niño. La competición, como parte de la iniciación deportiva, es una pieza fundamental del proceso enseñanza-aprendizaje, siempre que esté adecuada a las necesidades del niño. El reglamento condiciona la dinámica y las acciones de juego, por lo que es necesario conocer si la competición de minibásquet está adecuada a ellos. Además, la competición no solo está influenciada por el reglamento, sino además por el contexto que rodea de manera directa al jugador. El perfil de actividad de jugadores adultos, tanto masculinos como femeninos en baloncesto, ha sido estudiado, pero no existen estudios en iniciación deportiva. Tener el conocimiento de las demandas físicas y fisiológicas de minibásquet, y su relación con las variables de contexto, permitiría conocer qué ocurre durante la competición. Además, permitiría la creación de programas de entrenamiento más acordes con las características de los niños a estas edades. El objetivo de este trabajo fue analizar descriptivamente la carga física y fisiológica que experimentan los jugadores durante el juego en competición en la categoría alevín, mediante el sistema de seguimiento SAGIT. Además, conocer cómo estas variables físicas y fisiológicas se podrían ver relacionadas con las variables de contexto que están presentes durante la competición. En el estudio participaron un total de 96 jugadores de la categoría alevín (11,54 ± 0,56 años; 155,49 ± 9,23cm), y se analizaron 48 partidos que fueron disputados durante la temporada 2012/2013 en competición. Las variables analizadas fueron: a) duración de los desplazamientos, b) distancia recorrida, c) velocidad, d) aceleración, e) frecuencia cardiaca media e intensidad de la FC. Además, se analizaron las siguientes variables contextuales: a) temperatura del pabellón, b) humedad del pabellón, c) aforo en el pabellón, d) puntuación al final del partido, e) clasificación del equipo, f) resultado durante el partido, g) número de periodos jugados, h) intención de seguir practicando, i) presencia de los padres, j) presencia de otros familiares y/o amigos, k) esfuerzo percibido, l) orientación hacia las metas de logro, m) disfrute, n) competencia percibida, y o) motivación. Las variables físicas fueron medidas a través del SAGIT, las fisiológicas utilizando receptores de frecuencia cardiaca y las contextuales a través de una serie de instrumentos ad hoc. El análisis de los resultados fue realizado por partido y por periodo, diferenciando los tipos de desplazamiento que se dan durante el partido y el periodo y en relación con las variables de contexto por partido y por periodo. Los resultados obtenidos mostraron que el minibásquet es una especialidad deportiva intermitente, en la que se intercalaron actividades de alta intensidad con situaciones de juego que permitieron que el jugador recuperase estando parado, andando o trotando a una velocidad muy baja. Los jugadores recorrieron una distancia media de 5978,60 m por partido a una velocidad media de 1,43m/s. Las acciones más utilizadas durante los partidos fueron las de baja intensidad (parado 18,20%; andando 27,76% y trote 24,87%), frente a los bajos porcentajes encontrados en los desplazamientos específicos. Alcanzaron valores de frecuencia cardiaca media (FCmedia) de 167,5 lpm (85% FCmax). Se trabajó un total del 40,28% del partido a una intensidad muy vigorosa de la frecuencia cardiaca máxima (FCmax) (>90% de FCmax) y un 37,04% del partido a una intensidad vigorosa de la FCreserva (>85% FCreserva). Respecto a los periodos, se obtuvieron mayores distancias recorridas en el periodo 2 y 4 respecto al resto. Los valores más bajos se encontraron en el periodo 6. La velocidad media, frecuencia cardiaca (FC) y aceleración mantuvieron valores estables durante los periodos. En relación a la intensidad de la FC, la FCmax fue para todos los periodos muy vigorosa (>90% FCmax). Aunque se encontraron relaciones con las variables de contexto, estas deberán ser tomadas con cautela ya que la relación fue baja y poco estable. A partir de los resultados obtenidos en el presente trabajo se realizan las siguientes recomendaciones prácticas para los entrenadores. Las tareas tendrían que alternar los desplazamientos de alta y baja intensidad, de modo que se debería procurar que durante una tarea tipo, el 23% de los desplazamientos fuesen de alta intensidad (15% CMI y 8% sprint) y el 51% de baja intensidad (27% andando y 24% trote). La relación entre trabajo y descanso sería de 1:0,5. De manera que por cada tarea la velocidad media sería próxima a 1,43 m/s. Las tareas deberían permitir que los jugadores trabajasen el 50% del tiempo a intesidad vigorosa de la FCmax.es
dc.language.isoeses
dc.rightsAttribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/*
dc.subjectFisiología Humanaes
dc.subjectDesarrollo humanoes
dc.titleAnálisis de las demandas físicas y fisiológicas de los jugadores de minibásquet.es
dc.typedoctoralThesises
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.description.disciplineActividad Física y Deportees


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional