Show simple item record

dc.contributor.advisorMorillas Ruiz, Juana María
dc.contributor.authorDelgado Alarcón, Jessica Marcia
dc.date.accessioned2022-07-12T10:54:53Z
dc.date.available2022-07-12T10:54:53Z
dc.date.created2022
dc.date.issued2022
dc.date.submitted2022-06-21
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10952/5364
dc.description.abstractEl tipo de grasa ingerida en el desayuno puede modificar el perfil lipídico y otras variables de riesgo cardiovascular en mujeres posmenopáusicas con riesgo de enfermedad cardiovascular. También se ha sugerido que cambiar la composición de las grasas en la dieta puede modificar la producción de factores relacionados con la inflamación y con la oxidación de grasas. Estudios recientes señalan que no solo la ingesta diaria de energía y nutrientes, sino el momento del día en que se ingieren regula notablemente el metabolismo de los lípidos y el riesgo cardiovascular. Por tanto, el objetivo del estudio fue evaluar si el tipo de grasa ingerida en el desayuno puede modificar el metabolismo lipídico y otros marcadores de riesgo cardiovascular en mujeres adultas. Se diseñó un ensayo clínico aleatorizado cruzado en el que un grupo de 56 mujeres institucionalizadas consumieron un desayuno rico en AGS (mantequilla), AGPI (margarina) o AGMI (aceite de oliva virgen) alternativamente. Los desayunos fueron separados por dos periodos de lavado. En el primer y último día de cada período de estudio, se registró el peso, la presión arterial, el perímetro de cintura y el índice de masa corporal en condiciones de ayuno y se recogió una muestra de sangre para medir el perfil de lípidos séricos. Se determinaron las lipoproteínas, apolipoproteínas y las subfracciones de lipoproteínas. También se evaluaron los marcadores inflamatorios y marcadores de estrés oxidativo. Al comparar los tres tipos de grasa en desayuno, se observa que afectan al perfil lipídico sérico en las participantes, siendo las AGPI las únicas que incrementan el porcentaje de participantes con un perfil lipídico óptimo, que se refleja en una disminución de los valores de colesterol LDL y un aumento en la concentración de colesterol HDL. La ingesta de AGMI no puso de manifiesto estos cambios significativos estadísticamente, aunque sí se aprecia una tendencia en el mismo sentido que la grasa polinsaturada. La influencia de los tres tipos de grasas ingeridas en los desayunos sobre el perfil de lipoproteínas, subfracciones lipoproteicas y apolipoproteínas pone de manifiesto que el desayuno rico en AGPI disminuye las concentraciones séricas de parámetros proaterogénicos (lipoproteínas LDL (específicamente la subfracción LDL-5), subfracción IDL-C, apoproteína B, Lp(a)) e incrementa la concentración de lipoproteínas HDL (y de apo AI), y en las subfracciones lipoproteicas LDL se aprecia un aumento de las LDL2, que son de las menos aterogénicas. El desayuno rico en AGMI no muestra efecto sobre estos parámetros. El desayuno rico en AGS muestra el efecto proaterogénico, que se expresa en una disminución de apoproteínas AI y AII, e incremento de la concentración de partículas LDL y de subfracciones muy aterogénicas (IDL-C e IDL-B). En relación a la capacidad de los tres tipos de grasas consumidas en el desayuno para modificar parámetros relacionados con el estrés inflamatorio, ninguna de las grasas modifica los valores de proteína C reactiva. La tendencia de AGMI a aumentar las citoquinas proinflamatorias, antiinflamatorias e inmunosupresoras es sorprendente. Mientras que los desayunos ricos en AGS y AGPI muestran tendencias a disminuir las citocinas proinflamatorias, antiinflamatorias e inmunosupresoras. Del efecto de los tres tipos de grasas administrados en el desayuno sobre biomarcadores de estrés oxidativo y riesgo cardiovascular, destaca que, los AGM a través del aceite de oliva virgen extra, provocaron una disminución de los niveles de homocisteína, antioxidante total y la concentración de LDL oxidada, que en la muestra poblacional analizada se encontraban en valores muy altos, como corresponde a este grupo con RCV. En resumen, modificar el tipo de grasa ingerida en el desayuno es suficiente para modificar significativamente el metabolismo lipídico de las mujeres con RCV, lo que puede ser de gran relevancia para establecer nuevas estrategias terapéuticas para el tratamiento de estos sujetos. La grasa poliinsaturada en el desayuno ha mejorado el perfil de lípidos séricos en la población de muestra analizada, lo que sugiere que el desayuno a base de AGPI puede ser aconsejable en mujeres con riesgo de ECV. Así también la ingesta de AGPI, es suficiente para promover un perfil de menor síntesis de marcadores inflamatorios y puede ser apropiado para mejorar las complicaciones cardiovasculares.es
dc.language.isoeses
dc.rightsAttribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/*
dc.subjectRiesgo Cardiovasculares
dc.subjectÁcidos Grasoses
dc.subjectLípidoses
dc.titleEvaluación del efecto del tipo de grasa ingerida en el desayuno sobre parámetros bioquímicos asociados al riesgo cardiovascular.es
dc.typedoctoralThesises
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.description.disciplineCiencias de la Alimentaciónes


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional