Show simple item record

dc.contributor.advisorDel Amor Saavedra, Francisco M.
dc.contributor.advisorNúñez Delicado, María de la Estrella
dc.contributor.authorCuadra Crespo, Paula
dc.date.accessioned2014-03-20T15:40:54Z
dc.date.available2014-03-20T15:40:54Z
dc.date.created2012-03-07
dc.date.issued2012-03-07
dc.date.submitted2012-03-07
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10952/700
dc.description.abstractEl nitrógeno es un elemento esencial para el crecimiento de las plantas, formando parte de proteínas, enzimas y vitaminas. Es esencial para la realización de la fotosíntesis y está presente en innumerables sustancias de gran importancia económica en nuestra sociedad. Las plantas absorben el nitrógeno en forma de iones nitrato y amonio a través de las raíces, siendo la cantidad de nitrógeno absorbido dependiente de variables tales como el estado fenológico, la radiación, temperatura, humedad del suelo y su interacción con el resto de nutrientes en el suelo. Aunque el nitrógeno no es más esencial que otros elementos, si que es requerido en mucha mayor cantidad que otros macronutrientes, siendo ésta la principal causa del aporte excesivo de este fertilizante para maximizar las producciones. La horticultura intensiva requiere del preciso control del agua y los nutrientes suministrados con el objetivo de optimizar la producción y minimizar la contaminación. Actualmente, en los invernaderos se aplica un exceso de la disolución nutritiva del orden de un 30% para lixiviar los nutrientes acumulados. De esta manera se evita el incremento de presión osmótica y la toxicidad en la zona radicular. El agua y los nutrientes son siempre suministrados de manera conjunta y en exceso, sin tener en cuenta la variable demanda de la planta. Esta demanda de la planta por los distintos nutrientes no es la misma que la demanda por el agua, resultando de este modo un derroche de recursos. Incluso en sistemas con recirculación, los agricultores se ven obligados a tirar la disolución recirculante cada cierto tiempo para prevenir desequilibrios en la solución nutritiva empleada. La posibilidad de aplicación de urea foliar como única fuente de nitrógeno en plantas nos indica que: a) la urea aplicada vía foliar puede suplir parte del N requerido para el mantenimiento del crecimiento; b) La urea es absorbida con la suficiente rapidez para aliviar la falta de N y c) el inconveniente del suministrar N únicamente por vía foliar puede residir únicamente en la fototoxicidad de la urea y no a la deficiencia de N. Para aprovechar todo el potencial de los beneficios de la aplicación foliar nitrogenada, se estudiaron los mecanismos de absorción y movilización del nitrógeno en la planta, tanto para prevenir pérdidas desde el cubierta vegetal como para reducir los posibles efectos fitotóxicos en el cultivo. De igual modo, se llevó a cabo un amplio estudio sobre la incidencia de los diferentes tratamientos estudiados sobre la producción y especialmente calidad de los frutos obtenidos.es
dc.language.isoeses
dc.rightsReconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/
dc.subjectAntioxidantes en los Alimentoses
dc.subjectNutrición Vegetales
dc.subjectCompuestos de Nitrógenoes
dc.subjectCiencias de la Nutriciónes
dc.titleEstrategias de fertilización foliar nitrogenada en pimientoes
dc.typedoctoralThesises
dc.rights.accessRightsopenAccesses
dc.description.disciplineCiencias de la Alimentación


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España
Except where otherwise noted, this item's license is described as Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España